John Daniel Evans (1862 - 1943)

(...) "Llegué al Chubut en el año 1865, con mis padres DANIEL EVANS y mi madre MARY EVANS.
Yo tenia tres años y dos meses de edad y mi hermana ELIZABETH cinco años; mi madre era de ABERDAR, SIR FORGANNWG y mi padre de PONT HENRY CAERFYRDDIN, salimos de LIVERPOOL el día 25 de mayo de 1865, despedimos a nuestros familiares cantando así:

Ni gawson wlad sydd well
Yn y Deheudir pell
A Phatagonia yw 
Cawn yno fynd mewn hedd
Heb ofni brad na chledd
A Chymro ar y sedd
Boed Mawl i Dduw


                                                   Hemos encontrado una tierra mejor
                                                   En una lejana región del Sur
                                                   En Patagonia 
                                                   Allí viviremos en paz, 
                                                   Sin miedo a traidores ni espadas
                                                   Y el galés será rey
                                                   Loado sea Dios.

Con la ayuda del Señor llegamos a PUERTO MADRYN el veintiocho de julio del mismo año. Éramos ciento cincuenta y tres almas a bordo del buque “MIMOSA”, algunos integrantes eran mineros, otros carpinteros, herreros, un sastre etc., hombres de profunda convicción religiosa que habían dejado su país natal con sus verdes colinas de la vieja GALES para enfrentarse con una Patagonia arisca, solitaria, deprimente.

Había entre los pioneros felizmente hombres de gran aplomo, valentía, y de una fe que los hacía fuertes e invencibles."(...)


"John Daniel Evans es ampliamente conocido en la historiografía chubutense por ser el único sobreviviente del Valle de los Mártires, el único episodio de violencia entre galeses e indígenas patagónicos, en el que un grupo de galeses que recorría el interior patagónico fue atacado por indígenas del cacique Foyel, en el marco de la –así denominada– "Conquista del Desierto". Sin embargo, más que del enfrentamiento, su vida es un testimonio del espacio de convivencia que supieron construir entre galeses, pampas y tehuelches en la Patagonia de la segunda mitad del siglo XIX. Su llegada siendo un niño a Patagonia, sus juegos con los niños indígenas, su aprendizaje de cómo vivir y convivir en el "desierto", su imagen del "otro" indígena al que luego percibiría como su "hermano del desierto", su amplio conocimiento del medio que lo convirtió en el "baquiano" por excelencia, su vida como pionero en una nueva frontera al pie de la Cordillera de los  Andes, lo convierten —tal vez— en el mejor relator de aquel inmigrante común venido del País de Gales, que supo adecuarse a la inmensidad patagónica, a sus misterios y a sus  distancias, y que en ese proceso fue construyendo una nueva identidad, con componentes  galeses, indígenas y criollos: la de los "galensos" de la Patagonia."
                                                                                                 Marcelo Gavirati
 

Malacara s/n | 02965 480108 - 15507079 | info@caballomalacara.com.ar | www.caballomalacara.com.ar

Diseño y Hosting > Sitio Express